Rejuvenecimiento vaginal: una nueva intimidad

Antes de realizar cualquier tipo de cirugía plástica, el paciente debe enviar una foto a la clínica. Luego, es siempre recomendable traer algunos estudios que serán indicados más adelante realizados por su propio médico en su país de origen para no perder días en Buenos Aires. Entonces, el cirujano recibirá al paciente en su consultorio.

Los primeros estudios que debe realizarse el nuevo paciente son un perfil de salud a nivel sanguíneo y un electrocardiograma. Es muy útil, a su vez, traer al país una autorización de su médico de cabecera, especialmente para aquellos que sufran algún tipo de problema físico o enfermedad.

Una vez realizadas las tareas previas, el Dr. Marcelo Robles, uno de los cirujanos más famosos de la Argentina, verá al paciente en la Clínica Robles, en Belgrano, un hermoso barrio del norte de la ciudad de Buenos Aires.

“Recibimos al paciente y lo evaluamos. En ese momento decidimos si es posible llevar a cabo la operación que requiere y le mostramos dibujos, fotos de antes y después, modelos, láminas y hasta powerpoints sobre la intervención que se le practicará. Luego, se arma junto con el paciente el plan de trabajo que se deberá cumplir desde la primera cita hasta el último día de la recuperación”, explicó el Dr. Marcelo Robles.

Una de las operaciones nuevas que más le piden al Dr. Robles es la Vaginoplastia. Este rejuvenecimiento vaginal está recomendado para mujeres de edad o aquellas que acaban de dar a luz pero puede ser practicado en mujeres de cualquier edad.

Esta cirugía es cada vez más común por la mayor exposición que tiene el cuerpo de la mujer y el achicamiento del tamaño de la ropa interior y los trajes de baño. También está relacionado con las partes que se ven ahora a causa de la depilación cada vez más meticulosa.

“Hace unos meses, una mujer de 32 años vino a mi consultorio porque quería una vagina más juvenil. Se veía muy fina y sus labios estaban protuidos hacia afuera. Luego de la cirugía quedó mucho más juvenil y rellena”, contó el Dr. Marcelo Robles.

La cirugía no es riesgosa pero requiere cuidados especiales como la higiene personal y abstención sexual durante un tiempo.

“Lo más importante para nosotros es la seguridad y la salud de nuestros pacientes”, contó el Dr. “Por eso operamos siempre con un cirujano, un médico y una sala completamente esterilizada. Además tenemos aparatología, desfibriladores y suero en caso de una emergencia”, finalizó Robles, miembro de la ISAPS.

Be Sociable, Share!

Comments are closed.